Dermatitis atópica: remedios naturales

Dermatitis atópica: remedios naturales

¿Sufres de dermatitis atópica? ¿Buscas una solución natural que te ayude a lidiar con los síntomas? Sigue leyendo, porque este artículo te puede ayudar a encontrar una alternativa a las típicas cremas para la piel atópica y demás medicamentos.

Las personas que padecen dermatitis atópica (también conocido como piel atópica), se enfrentan a tres hechos evidentes que les lleva a buscar y probar otras alternativas más naturales y menos agresivas:

  • Primero, que no se ha encontrado una cura definitiva para esta patología, tan solo se puede paliar sus síntomas.
  • Segundo, que no se conoce el origen. La medicina convencional se centra en encontrar aquellos factores que desencadenan la dermatitis atópica, ya que no se conocen sus causas exactas (tienes más información aquí).
  • Tercero, los medicamentos y tratamientos que se usan para tratar sus signos a veces se consideran un tanto dañinos. Esos peligros percibidos por los pacientes pueden ser, la toma continuada de medicamentos que disminuyen la respuesta inmunológica del organismo, como los corticosteroides tópicos o inhibidores de la calcineurina tópicos.

Además, actualmente hay mucha gente concienciada con lo que se pone sobre la piel, y prefieren evitar el uso y abuso de conservantes y otras sustancias químicas que se encuentran en cremas, jabones y tratamientos para la piel.

Como ésta es la realidad actual para la dermatitis atópica y para las personas que la padecen, en este artículo vamos a buscar alternativas seguras y naturales que nos ayuden a tratar el eczema.

Estas alternativas a las que nos referimos engloban tratamientos que no tienen una respuesta objetiva desde el punto de vista científico, porque quizás no han tenido suficientes resultados para corroborar que funcionan y que su uso es efectivo.

La manera más útil de enfocar el uso de la medicina alternativa es la de usar lo que la naturaleza nos ofrece para mejorar la situación del paciente. ¡Ojo! Siempre teniendo muy en cuenta que lo natural no siempre es algo seguro. Por eso es recomendable tener una guía de profesionales expertos en este tipo de alternativas y el uso de la lógica.

La medicina alternativa no es una ciencia exacta, por lo que puede tener diferentes efectos y resultados en función de la persona. Así que se requiere paciencia y constancia a la hora de utilizar estos remedios naturales.

Una vez sentadas las bases, vamos a ver cuáles son los remedios a los que nos referimos.

Remedios naturales para la dermatitis atópica

Hay una amplia variedad de ingredientes naturales que llevan décadas utilizándose para disminuir los síntomas de la dermatitis atópica, por lo que podemos decir que realmente funcionan. Hemos hecho una selección con los mejores.

En su mayoría, no presentan ningún efecto secundario (a menos que ya exista una alergia conocida), aunque siempre es recomendable consultarlo con el dermatólogo antes de introducirlos en la rutina de cuidado de la piel.

Aceite de coco

2

Es un compuesto natural con propiedades increíbles que se ha puesto de moda en todo lo relacionado con el tratamiento de la piel y el cabello seco.

En algunos casos, la dermatitis presenta bacterias estafilocócicas en la piel, y hay estudios que han demostrado que pueden disminuir con el uso de aceite de coco, frente a otros aceites.

Es considerado una alternativa segura para la mayor parte de las personas, y su uso es internacional. Pero sí que queremos añadir una nota de advertencia, y es que si se introduce el uso de un elemento alimenticio como tratamiento de la piel, se debe tener en cuenta si la persona tiene alguna alergia, o si el uso continuado puede generar alguna alergia a ese componente. A día de hoy no hemos visto que suceda nada de esto con el aceite de coco.

Recomendamos añadir un poco de aceite de coco a una crema hidratante apta para tu tipo de piel, antes de aplicarlo directamente sobre la piel, así podrás comprobar que la piel lo admite sin problemas, y no reacciona negativamente al aceite de coco.

Es recomendable que el aceite de coco sea virgen o prensado en frío, y que se aplique directamente en la zona con eczema, para poder hidratar y disminuir la población de bacterias. Aplícalo una o dos veces al día, después de la ducha o baño, mientras las piel está todavía húmeda.

Aceite de girasol

3

El aceite de girasol incita de manera natural a generar ceramidas en nuestro cuerpo. Las ceramidas son lípidos intercelulares que se encuentran en nuestra propia piel y tienen la función de entrelazar las células y así evitar la deshidratación de los tejidos. Lo podemos asemejar al cemento de una pared, formando una barrera natural para nuestra piel.

Por este motivo las ceramidas se utilizan en cosmética como componente habitual en cremas hidratantes y todo tipo de productos regeneradores de la piel, ya que consiguen que la piel reponga los niveles de grasa necesarios para estar suficientemente hidratada a través del uso tópico.

Uno de los síntomas más comunes de las personas con piel atópica es la inflamación de la piel, y el aceite de girasol funciona como antiinflamatorio.

La recomendación es que cuando se aplique el aceite, la piel esté aún húmeda, después del baño, por ejemplo. Esto ayudará a sellar la humedad en la piel. Aplícalo dos veces al día, directamente sobre la piel, o añadiendo unas gotas a tu crema hidratante habitual.

Aloe Vera

1

El aloe vera tiene muchas propiedades beneficiosas: es antioxidante, antibacteriano, refuerza el sistema inmunológico, y eso ayuda a cicatrizar las heridas que se producen con la dermatitis.

El eczema hace que se formen heridas abiertas y grietas, lo cual hace que haya más posibilidades de sufrir una infección de la piel.

¿Cómo usar el aloe vera? Recomendamos limpiar bien la piel con agua y un jabón adecuado para piel atópica, de esta manera eliminamos todo resto de suciedad, y después aplicamos el aloe vera en la parte dañada hasta que percibamos que se ha absorbido por completo. Aplicar dos o tres veces al día.

Aunque no se han encontrado efectos secundarios tras el uso del aloe vera, puede ser que algunas personas vean reacciones leves posteriores a su aplicación.

Existen muchos productos para uso tópico compuestos de aloe vera, pero el gel puro de aloe vera es la forma más adecuada de aplicación, ya que tiene compuestos antiinflamatorios y curativos concentrados. Además genera una grata sensación de frescor para la picazón de la piel.

Puedes utilizar el gel directamente de una planta propia, o comprarlo en farmacias y comercios de productos naturales, tipo herbolarios.

Cúrcuma

4

Los tratamiento para la dermatitis atópica suelen ser de uso tópico (aplicado sobre la piel), pero en este caso la cúrcuma es para su uso oral.

Todos los estudios realizados hasta el momento relacionan la cúrcuma con la disminución de la inflamación. Esto es gracias a la curcumina, un compuesto antioxidante que consigue neutralizar los radicales libres y aumentar la cicatrización de las heridas.

Se puede tomar una cucharadita de cúrcuma al día ardiéndola a platos como arroz, pasta, verduras, cremas, o sopas, ya que le da un sabor peculiar y algo cítrico.

Vinagre de manzana

5

Cuando la piel está más ácida (pH alrededor de 5), hay menos probabilidades de que no se produzca un crecimiento bacteriano que si es alcalina o básica, ya que se descompone más fácilmente.

Los baños con vinagre de manzana pueden ayudarte a acidificar tu piel e impedir las bacterias. Entendemos que el olor a vinagre no es muy agradable, pero los beneficios que aporta, como una mayor suavidad, calmar la picazón y ardor, e hidratar la piel, lo hace soportable y totalmente deseable.

¿Cómo darse un baño con vinagre de manzana? Una o dos veces a la semana, añade dos o tres vasos de vinagre de manzana a una bañera de agua tibia. Debes permanecer dentro de agua de 15 a 35 minutos para conseguir sus beneficios.

Sécate al aire, sin utilizar una toalla. Si te desagrada el olor, puedes darte una ducha rápida después que te hayas secado y la piel haya absorbido el vinagre de manzana. Luego utiliza una crema hidratante o aceite en las zonas de la piel con eccema cuando la piel está aún húmeda.

La cura del bienestar

Está claro que hay miles de tratamientos convencionales y alternativos que pueden probarse, tanto para la dermatitis atópica de la cara o el cuerpo, y esto puede causar una sensación angustiosa. Los pacientes comparten sus propias experiencias y creemos que cada uno debe experimentar aquellas que le sean más beneficiosas.

Con constancia, dedicación y trabajo, los pacientes pueden encontrar alternativas muy útiles para tener la dermatitis atópica controlada.

La medicina avanza y las “alternativas” también , pero si ahora mantenemos una postura receptiva a los tratamientos alternativos, hasta que se descubra una solución definitiva, conseguiremos una mejoría a estas molestias.

Lo último